RSS

Noticia del Blog Ver mas


  • BLUES And BULLETS: EPISODE 1 Analisis

    Miercoles 29 de Julio del 2015 GENERAL

    Blues & Bullets es un juego que entra por los ojos y en este primer episodio podemos comprobarlo en una pequeña escena en la que Elliot Ness se marca un monólogo cuyas frases más lapidarias se muestran en pantalla. El Ness del juego no tiene nada que ver con el Kevin Costner de la película dirigida por Brian de Palma. Retirado, Ness sufre problemas con el alcohol y ha decidido abrir un diner en el que sirve tarta de arandanos y café al resto de compañeros del cuerpo de policía mientras vive una vida sosegada, lejos ya de los días en los que acaparaba portadas.

    Uno de los puntos fuertes de Blues & Bullets es su guión, y destaca porque se ha sacado de la manga una historia alternativa en la que Elliot Ness y su archienemigo, Al Capone, se reúnen años después para, casualidades del destino, trabajar juntos en un caso. Ambos personajes son de lo mejor de un capítulo que se limita a poner las fichas sobre la mesa pero que no consigue generar alguna situación que provoque cierta tensión en el usuario.

                            VER TRAILER

    Más cerca del concepto de la película interactiva que de una aventura gráfica, Blues & Bullets opta por una mezcla de toma de decisiones,QTEs y breves tramos de shooter sobre raíles para explicar su historia. Quizá el mayor problema que arrastra este primer capítulo se encuentra en el desarrollo del guión, que deja para capítulos posteriores los elementos con mayor chicha y se limita a ponernos en marcha. ¿Quiere decir esto que el desarrollo de la aventura va a flojear? Nada hace indicar que sea así, pero el usuario no se ve obligado en ningún momento a tomar una decisión de vida o muerte.

    A este hecho hay que unirle ese apartado tan cinematográfico que elimina gran parte del componente lúdico del juego. Nos explicamos, Blues & Bullets bebe tanto de la puesta en escena de cine —basta con ver sus tiros de cámara que guían al jugador en todo momento por los escenarios— que acaba con el componente de exploración que puede tener cualquier aventura. El juego te guía en todo momento e incluso en el momento más adecuado para dar cierta libertad al jugador nuestros pasos parecen escritos de antemano.

    Sucede en la investigación de un crimen, quizá la mecánica más atractiva del título de A Crowd of Monsters, y en la que tenemos que reconstruir, en base a las evidencias que encontramos en el lugar de los hechos, qué le ha sucedido a un sospechoso de nuestro caso al que encontramos asesinado de manera brutal.

    Dicha investigación se completa recolectando pruebas y poniéndolas en un tablón al que podemos acceder pulsando un botón y que le sirve aNess, y a nosotros, para dar sentido a todo lo que encontramos y explicar qué ha sucedido. ¿El problema? Blues & Bullets no suelta ninguna pista falsa en ese escenario y todas las que debemos encontrar se encuentran demasiado a la vista gracias a un gran icono rojo de un ojo que nos indica que algo se esconde.

    Es en esas dos aguas entre las que se mueve Blues & Bullets. Aspira a ser un título con un tremendo peso de la narrativa pero no logra poner al usuario en ningún brete en este primer episodio —todo indica que la chicha comienza a partir del segundo— y está tan dirigido que cercena cualquier aspiración de aventura más convencional. A poco que arregle el primer punto, y que el guión mantenga el nivel exhibido, el título ganará enteros.

    El primer capítulo de Blues & Bullets deja sensaciones encontradas. Al soberbio trabajo estético y de guión se contraponen dos horas de juego en las que se lleva al límite el concepto de película interactiva y en las que no se requiere demasiado al jugador.